Etiquetas

, , , , ,

1. Prehabilitación. Mientras que la rehabilitación involucra el uso específico de ejercicios para ayudar a recuperarse de una lesión, la prehabilitación utiliza estos ejercicios para prevenirte de una lesión en primer lugar. Buen concepto ¿verdad?. Necesitarás hacerte unas preguntas:

¿ Qué lesiones has sufrido en el pasado?

¿ Cuáles de esas lesiones tienen un impacto directo en tu desempeño en el gimnasio?

¿ Realizas actualmente algún tipo de trabajo para reducir el impacto de estas lesiones?

En un mundo ideal, la respuesta a estas preguntas sería un cero. Desafortunadamente así no funcionan las cosas. Entonces ahora clasificaremos las lesiones en las específicas del tren superior, específicas del tren inferior y relacionadas al núcleo. Problemas en el hombro o tendinitis en la muñeca caen en la categoría de lesiones del tren superior, dolores en la rodilla o dolores plantares en las del tren inferior, dolores en la espalda o lumbalgia caen en la categoría de lesiones en el núcleo.

¿Entonces ahora que? Implementar los ejercicios apropiados para corregir esos problemas. Esto es realizar ejercicios específicos para proteger la zona dañada o mejorar su estado actual.

Masajes, estiramientos y ejercicios de correcciones posturales suelen funcionar muy bien en este apartado.

2. Recuperación Activa. En realidad esto es tan simple como suena. La recuperación activa es simplemente el ejercicio que se utiliza para la recuperación. Mientras que esto puede sonar un poco contraproducente, estudios han mostrado que esto no sólo mejora la recuperación en el nivel mental sino también en el nivel físico.

La pérdida de musculatura y atrofia articular comienza a los dos o tres días por lo que es muy importante reducir el tiempo de inactividad al mínimo.

Puedes utilizar pliometricos de bajo impacto. Elige uno o dos ejercicios. La clave para una recuperación activa es mantener el volumen y la intensidad muy bajas. 2 o 3 series a tu 50% es algo hacia lo que apuntar.

De nuevo estiramientos, masajes y ejercicios de movilidad articular son de gran ayuda.

3. Período de reducción del entrenamiento. Este corto periodo te permitirá recuperarte de un periodo de gran carga o intensidad. Puedes reducir la frecuencia, el volumen, la intensidad o una combinación de los tres. El objetivo es simplemente hacer menos esfuerzo. En la mayoría de los casos, las personas simplemente están haciendo mucho ejercicio y sin el suficiente descanso.

Incorpora estas tres técnicas para una máxima prevención de lesiones

Recuerda mantener la intensidad y el volumen bajos.

Como habéis leído cuidarse es importante y no solamente dejar de realizar ejercicio físico, pues seguramente desaparecerá el dolor de la lesión pero no ganaremos nada en salud y por eso cuando volvamos a una carga importante de ejercicio la lesión volverá a aparecer por lo que únicamente perderemos un tiempo precioso de entrenamiento y una bajada de nuestra condición física.

Actualmente en la escuela puedes realizar actividades como Shiatsu o Qigong que te serán de gran ayuda para recuperarte de cualquier tipo de lesión deportiva. Si quieres saber más, comentar tu caso concreto o recibir un tratamiento escribe un correo a kyohan@kyohan.es

Basado en un texto de naturalezacuerpoysalud.

Anuncios